Pues es verdad, me acabo de enterar de que la chufa es un tubérculo y por tanto es apta para alérgicos a los frutos secos. El problema es la horchata, que ya no es lo que era. Ahora lleva añadida leche, proteína (?), espesantes y qué se yo cuantas cosas… Incluso las que alardean de naturales y artesanas se sonrojan cuando pides ver los ingredientes. Hay algunos sitios en Madrid donde todavía puede conseguirse la horchata de toda la vida, con chufa, canela, agua y azúcar. Pero a nosotros nos pillan un poco lejos.

Por eso dimos palmas con las orejas cuando hace unos meses abrió en el número 12 de la calle Santiago, muy cerca de la Plaza de Oriente, una tienda preciosa que se llama Olivia & Co. Bakery y donde casi a diario llega la horchata natural directamente desde Valencia. Sin aditivos, sin leche y sin nada extraño. Se ha convertido en otro de nuestros sitios donde salir a tomar algo con Julia este verano.

Además, la tienda es preciosa y en cualquier caso merece la pena la visita. Allí se pueden comprar desde una barra de pan, muffins o pasteles hasta una lamparita, una botella vintage o una caja de hojalata para galletas. Tienen todo tipo de objetos apetecibles y además te traen por encargo tartas y pasteles deliciosos (no aptos para sirenas, claro).

Berta, la dueña, es amabilísima. Me dejó investigar ingredientes en su almacén y encima le regaló a Julia esta bonita hada (parece una galleta, pero es de madera).

FALSOS FRUTOS SECOS

Y ya que estamos con el tema, os cuento que hay algunos falsos frutos secos que nos traen de cabeza a los padres de niños con alergia: la nuez moscada, el piñón, el sésamo, las pipas… ¿qué son? En realidad son semillas y aunque en teoría podrían tomarlas los alérgicos, lo cierto es que suelen crear alergias cruzadas y por lo tanto hay que evitarlas. Eso también puede pasar con el coco e incluso el aceite de girasol no es recomendable.

Si vuestro hijo tiene alergia con reacción inmediata, sabréis fácilmente cuáles son los “frutos secos” que hay que evitar. Si, como la mía, el efecto es retardado, en forma de diarrea, vómitos o dermatitis, saber cuál es el alimento ofensivo es más difícil y es mejor no jugársela.

En cualquier caso, creo que ya os he dicho antes que nuestro alergólogo cree que mantener a un niño completamente aislado del alergeno es la mejor forma de que un día dé negativo en las pruebas. Parece ser que si vuestro hijo pequeño es alérgico a algún fruto seco, lo mejor es evitarlos todos, incluidas las semillas, al menos durante un tiempo y siempre que haya esperanza de que esa alergia, con la edad, se supere.

En fin… cuando leáis esta entrada estaremos en Portugal intentando darnos un baño en el Atlántico. Hasta la vuelta, os dejo con una foto de Julia disfrazada de casa en Olivia & Co.

Julia se disfrazó de casa

Anuncios