Congelar bizcochos

 

Para tener listo un bizcocho libre de alergenos en menos que canta un gallo, utilizo moldes pequeños o incluso moldes de magdalenas grandes o muffins. Preparamos la masa apta para alérgicos, la distribuimos en varios moldes y cuando estén listos los bizcochitos, nos comemos el del día, y el resto los congelamos. Hay que meterlos en el congelador en cuanto se hayan enfriado, o sea, recién hechos. Si se pueden desmoldar, se congelan sin el molde. Si no, con molde incluido. Luego bastará con que saquemos uno de ellos un par de horas antes de necesitarlo, para que se descongele a temperatura ambiente. Una vez descongelado, lo introducimos en el horno a fuego medio/fuerte durante 5 minutos y estará listo. Es impresionante: quedará como recién hecho y nadie notará la diferencia. Si no contamos con tanto tiempo, podemos llevar el bizcocho congelado y bien envuelto a la fiesta o merienda improvisadas, porque suele descongerlarse por el camino (si es pequeño en una hora está listo)  y aún sin el golpe de horno seguirá estando buenísimo.

Anuncios